Skip to content

Buenos Aires

marzo 20, 2012

Buenos Aires

Buenos Aires, c’est comme Madrid, sauf qu’ils parlent diffé’ents. Bon, ça et le fait que la rivière fait 200km de large au lieu des 20m du Manzanares (si je vous jure il y a cours d’eau à Madrid), et aussi c’est quand même plus grand, c’est difficile de rentrer à pied après être sorti, et puis comme toute ville sud américaine qui se respecte, les rues sont un ordonnées en « cuadras » contrairement au labyrinthe du centre madrilène.

avenida 9 de julio

avenida 9 de julio

Bon c’était un peu l’impression qu’on avait en arrivant, après avoir fait des arrêts

uniquement dans des villes où les bâtiments n’avaient généralement qu’un étage, retrouver une grande ville avec de hauts bâtiments au style européen, nous rappelais notre chez nous !

la boca

la boca

Les cinq jours passés à Buenos Aires nous donné le temps de se balader dans la Boca, le quartier d’immigrés où est né le tango du besoin de la gente masculine trop fortement représentée de laisser parler leur instinct primaire ; de passer par San Telmo où nous n’avons pas pu manquer de nous arrêter  dans un resto se faire plaisir sur du lomo ou chorizo de bife (de la viande quoi !); et d’aller écouter un concert de tango dans un centre culturel avec Regina (qui nous avait précédé en arrivant à Buenos Aires 2 semaines avant) et ses colloc. Bien sûr sans  oublier le tour dans le centre, des principales avenues et places, ainsi que le cimetière Recoleta et le musée MALBA où nous avons vu une exposition haut en couleur de Cruz–Diez, toute une expérience visuelle !

Ficus bicentenaire, et une sans-logis

On a trouvé qu’il y avait beaucoup d’arbres dans la ville, notamment, il y avait plusieurs places avec des ficus bicentenaires, qui servent souvent d’abris aux sans-logis.

Une autre image insolite, celle de cette grand-mère dans la cathédrale métropolitaine, avec un drapeau aux couleurs du San Lorenzo, une équipe de foot, dont les supporters réclamaient le retour à leur stade historique (duquel le club avait été délogé durant la dictature) lors d’une manif sur la plaza de mayo.

La fameuse grand-mère

Le vendredi, en allant prendre le bus depuis le centre pour aller à l’aéroport, on se retrouve avec une jolie une surprise : un axe principal (celui qui va justement à aéroport) est coupé par une manifestation (un petit de groupe de personnes vivant dans un bidon-ville à côté, ils réclament des bus scolaires à la mairie, apparemment, ils manifestaient avec des enfants et les autorités ne les délogent pas) qui a congestionné tout le centre-ville.  Notre bus n’assure plus le service, et il nous faudrait aller en métro et train, on se décide pour un taxi qui doit faire un grand détour (à la circulation également difficile car il y a un concert dans le coin !) nous faisant passer par la « zone rouge » (l’équivalent du bois de Boulogne) pour gagner du temps. Comme on avait de la marge, on arrive finalement à l’heure à l’aéroport pour apprendre qu’on aura une heure et demie (au final, 2h30) de retard !

Direction Rio Gallegos au Sud de la Patagonie, pour prendre le bus vers El Calafate, le village à côté du fameux glacier Perito Moreno. Au final, on a décidé de ne pas passer par la Terre de Feu, car on manquerait un peu de temps (il faut arriver début avril à Cuzco), et les billets reviennent chers !

un marché dans le quartier San Telmo

Buenos Aires

Buenos Aires es como Madrid, pero hablan distinto. Aparte de que el rio mide 200km de ancho y no 20m como el Manzanares (Madrid tiene un “aprendiz de río”, como dijo Quevedo) y, bueno, también que Buenos Aires es más grande, no es habitual volver andando cuando uno sale por ahí, y que como toda ciudad sudamericana que se precie, las calles están organizadas en “cuadras”, algo ligeramente distinto del laberinto del centro de Madrid.

avenida 9 de julio

avenida 9 de julio

Bueno, esta era más o menos la impresión que tuvimos cuando llegamos; y es que después de haber estado solamente en ciudades con edificios que, en general, sólo tenían una planta, encontrarnos en una gran ciudad, con sus edificios altos y su estilo europeo nos hacía sentir un poco en casa…

la boca

la boca

En los cinco días que pasamos en Buenos Aires tuvimos tiempo de pasearnos por la Boca (el barrio de inmigrantes donde nació el tango de la necesidad del género masculino, demasiado abundante, de dar salida a sus instintos más primarios); de visitar San Telmo, donde no tuvimos más remedio que entregarnos al placer del lomo y el chorizo de bife (la famosa carne argentina: nosotros también teníamos que dar salida a nuestros instintos) y de asistir a un concierto de tango en un centro cultural de Palermo con Regina (a la que enviamos a hacer una pequeña prospección dos semanas antes de nuestra llegada) y sus compis de piso. También, cómo no, nos paseamos por el centro, fuimos al cementerio de la Recoleta y visitamos, en el MALBA, una exposición de Cruz Díez, toda una experiencia visual sobre el color (la colección permanente estaba cerrada).

Ficus bicentenario, y una sin techo

Nos llamó la atención la cantidad de árboles de la ciudad, y sobre todo las plazas con ficus bicentenarios que a menudo sirven de hogar a los sin-techo.

Otra imagen típicamente argentina, la de la abuelita que rezaba en la catedral metropolitana llevando a la espalda la bandera del San Lorenzo, mientras los hinchas de ese equipo de fútbol reclamaban en la Plaza de Mayo el regreso a su histórico estadio, del que fueron expulsados durante la dictadura.

La abuela aficionada

El viernes, cuando íbamos a tomar el bus para ir al aeropuerto, sorpresa, sorpresa: uno de los ejes principales de la ciudad, el que va al aeropuerto, estaba cortado por una manifestación (un grupo de personas de una villa miseria –poblado chabolista- que reclamaba buses escolares para sus hijos, había ocupado las calles con los niños: la policía no desalojó). Imposible ir en bus, teníamos que coger un metro y luego un tren, así que nos decidimos por un taxi que tuvo que dar una vuelta enorme (además de todo, había un concierto en la misma zona) que incluyó la visita gratuita a la “zona roja” de Buenos Aires (el lugar de trabajo de las prostitutas de la ciudad). Por suerte, llegamos a tiempo al aeropuerto, aunque nos podíamos haber ahorrado el estrés: el avión tenía hora y media de retraso (al final, fueron dos horas y media).

Aterrizamos en Río Gallegos (sur de la Patagonia) para después tomar un bus hacia El Calafate, la ciudad más cercana al famoso glaciar Perito Moreno. Al final habíamos decidido no ir a Tierra de Fuego, pues íbamos un poco justos de tiempo (tenemos que estar en Cuzco a principios de abril) y los billetes no eran precisamente baratos…

mercado en el barrio de San Telmo

 

 

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Ana Balil permalink
    marzo 20, 2012 6:43 am

    Como os envidiamos los que estamos aquí, espero que llegarais al glaciar y que lleguéis a tiempo al Cuzco.

    Seguir contándonos de vuestras aventuras.

    Un beso desde Moralzarzal

  2. marzo 20, 2012 6:53 am

    Murphy siempre aparece en el último momento para hacernos más “emocionante” la vida, menos mal que al final todo fue bien y pudisteis tomar el vuelo sin problemas, imagino los nervios de última hora. A disfrutar de ese paso de gigante, del barullo y la inmensidad de una ciudad como Buenos Aires, a la tranquilidad y la inmensidad de la Patagonia. Un abrazo. Eduardo

  3. marzo 20, 2012 10:48 am

    os sigo leyendo, al menos que lo sepáis! xD estupendo!

  4. Miriam permalink
    marzo 20, 2012 3:15 pm

    Me alegro de que estéis disfrutando. Desde aquí también disfrutamos leyéndoos, es todo un descanso después de leer los exámenes y ejercicios de mis alumnos..
    Un beso enorme.

  5. Isvar permalink
    marzo 20, 2012 5:11 pm

    Un pequeño saludo que recien acabo de leer todos los posts desde el “decollage”. Suena muy bien todo lo leido hasta ahora, se respira latinoamerica al leerlo. Me tocó en particular lo de las misiones paraguayas que, en mi caso, fue el detonante de mi venida a europa (otro dia les cuento como). Me alegra que la esten pasando bien y ya estoy esperando saber como les fue en la patagonia. Respecto de las manifestaciones, son nuestra forma mas folclorica de aplicar eso de Sartre de que el infierno son los demas 🙂
    Un abrazo,
    Isvar

  6. marzo 24, 2012 3:50 pm

    Muchas gracias a todos.
    Isvar, nos quedamos con ganas de tu historia sobre las misiones, ¿quieres que te cedamos una entrada en el blog?
    Lo de las manifestaciones ya nos vamos dando cuenta de que forma parte del carácter americano, pero vamos, que después de Francia tampoco nos pilla tan de sopetón, ¿será porque Sartre era francés?
    Ana, el tiempo en América Latina se mide de otra manera, o sea, que siempre llegaremos a tiempo, aunque lleguemos tarde.
    La Patagonia es sencillamente impresionante, pronto llegarán las entradas y las fotos. Mientras tanto, seguimos viajando.
    ¡Besos!

  7. filleule permalink
    marzo 24, 2012 11:33 pm

    marraine! Quelle a été votre voyage?, La vérité est que vous donnez beaucoup d’envie … Comment j’aurais aimé avoir été rangé dans votre sac à dos!. Ici à Saragosse, les choses sont justes, et bien … plus chaud que d’habitude à cette époque.
    Soit dit en passant!, J’aime cette photo du centenaire de fucus et les sans-abri … TEE-SHIRTS AVEZ-VOUS LE PETIT PRINCE et je vais donner.

    Je t’aime.

    P.S: Pourriez-vous me corriger?, Merci

Deja un comentario / mets un commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: