Skip to content

Madrid, Madrid, Madrid (Desolés pour les Français qui ne connaissent pas l’air de la chanson)

febrero 4, 2012

Irse nunca es fácil. Nos hemos mudado siendo niños, siendo estudiantes y al empezar a trabajar. Puede que tengamos experiencia en esto, pero en cada ciudad dejamos un poquito de nosotros, pues lo que en ella hemos vivido ya nunca se repetirá, o no de la misma manera.

Preparándonos... ¡Primera prueba de mochilas!

Madrid, esa gran ciudad provinciana, parece provocar grandes odios y grandes amores; de ella se han hecho refranes, canciones y poemas, pero no podemos irnos sin dar nuestra pequeña vuelta de tuerca al asunto, y aunque este viaje tiene fecha de vuelta, hemos decidido hacer una lista. Allá va:

LO QUE ECHAREMOS DE MENOS EN MADRID
– Los amigos, claro. Si a algo no nos vamos a acostumbrar jamás es a tener a tanta gente lejos.
– Algunos bares: La Libre y Tipos infames, por la paz y los libros; el Rosario y el Rosell, por los vinos; el Tío Inda, por los amigos del barrio; Don Quijote, por las empanadas; Mi madre era una grupie, por las noches largas. Y unos cuantos más…
– Las librerías y las bibliotecas. A veces da la impresión de que en Madrid se puede leer todo, o casi todo.
– El Retiro. Para pasear, para correr, para jugar al fútbol. Un oasis en el caos madrileño.
– El Rastro, que siempre es un buen plan para el domingo por la mañana.
– La Sierra, aunque no seamos más que unos domingueros.
– Las patatas bravas (y también las que son gallinas).

Juno busca su sitio...

LO QUE NO ECHAREMOS DE MENOS EN MADRID
– Los billetes de metro, que fallan más que una escopeta de feria.
– Los tipos que te asaltan en Atocha para que te hagas un seguro, o te abras una cuenta bancaria. Pesaos.
– La conducción madrileña y, muy especialmente, la M-30.
– Los carriles-bici. Mal conectados, con árboles en el centro, giros de 90º o inexistentes. Un suplicio.
– La boina de contaminación, especialmente visible cuando vienes de la Sierra: un bonito recibimiento… Aunque seguro que en este año vamos a ver cosas peores.
– Las servilletas de bares, que no absorben nada.

Y vosotros, ¿qué es lo que echaríais de menos (o no) de vuestras ciudades?

MADRID, MADRID, MADRID
Partir n’est jamais facile. Nous avons démenagé quand nous étions petits, lorsqu’on était étudiants, et au moment de commencer à travailler. On a un peu d’expérience sur le sujet, mais dans chacune des villes qu’on laisse derrière, on y laisse une petite part de soi-même : ce qu’on a pu y vivre ne se répètera plus, ou en tout cas, pas de la même manière.

On se prépare... Premier essai de sacs à dos!!

Madrid, cette grande ville provinciale, semble provoquer haine et amour. On a fait sur elle proverbes, chansons et poèmes, mais nous ne pouvions pas partir sans y mettre notre grain de sel (même si il y a une date de retour à notre voyage). Alors voici notre liste :

CE QUI NOUS MANQUERA À MADRID
– Les amis, évidemment. On ne s’habituera pas à ce que les gens soient si loin
– Les bars : La Libre et Tipos Infames, pour la tranquillité et les livres ; le Rosario et le Rosell, pour le vin ; el Tío Inda pour les amis du quartier ; Don Quijote, pour les empanadas ; Mi madre era una grupie , pour les nuits de fêtes. Pour n’en citer que quelques uns
– Les librairies et les bibliothèques. On a parfois l’impression qu’à Madrid on peut tout lire, ou presque tout.
– Le Retiro, pour se balader, courir ou jouer au foot. Une oasis un milieu du chaos madrilène.
– Le Rastro, l’éternel bon plan du dimanche matin.
– La Sierra, même si nous n’y sommes que des montagnards du dimanche.
– Les patates courageuses (patatas bravas – et aussi les moins moins courageuses).

Juno cherche sa place...

CE QUI NE NOUS MANQUERA PAS À MADRID
– Les billets de métro qui flanchent plus qu’une carabine de fête foraine (traduction litérale).
– Les mecs qui te sautent dessus à Atocha pour te vendre une assurance ou te faire ouvrir un 7e compte bancaire. (relou !)
– La conduite madrilène, surtout sur le périphérique.
– Les pistes cyclables : mal reliées, avec des arbres au milieu, des virages à 90º, et souvent inexistantes. Un calvaire.
– Le nuage de pollution, surtout visible en revenant de la Sierra : welcome back ! (mais, bon, on en verra d’autres cette année !)
– Les serviettes des bars qui n’absorbent rien.

Et vous qu’est-ce qui vous manquerait (ou pas) dans votre ville ?

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. febrero 5, 2012 1:16 pm

    Pour les Français qui ne connaissent pas l’air de la chanson:

    http://www.youtube.com/watch?v=4ZuPwt-rGpE#t=01m14s ;D

    Yo, que me acabo de mudar, diré que de Suiza echo de menos la temporada de esquí, y no echo de menos sus bares (si es que no hay!!)

  2. Tata permalink
    febrero 6, 2012 2:16 pm

    Echaría de menos muchas cosas.

  3. Isvar permalink
    febrero 6, 2012 3:59 pm

    Oye, primer post para comentar un detalle: Aqui en portugal las servilletas de los bares tampoco absorben nada, pero estan hechas PARA ESO! Recien les encontré un significado. Aqui se usan para agarrar los ‘petiscos’, los equivalentes de las tapas que en general son masa frita con algo dentro (camarones, carne,etc) y tambien los pasteles, sandwiches y etc. El objetivo de la servilleta es aislar el alimento del contacto con la mano y asi aislar grasa, azucar o crema. Por eso no absorbe! Les parece una razon para odiarlas menos? 🙂

  4. febrero 7, 2012 1:36 pm

    ¡Gracias, Curro! La verdad es que nos estuvimos pensando si dar o no el link, y decidimos que no… 🙂
    Tata, jo, se puede ser más concreto.
    Isvar, lo de las servilletas es una cosa de franceses. Los españoles están acostumbrados…
    ¡Besos!

  5. carrascoit permalink
    febrero 9, 2012 10:07 am

    Lo de la conducción madrileña no lo entiendo 😉 la M30 es un ejemplo de orden dentro del caos, jeje.

    un abrazo!

  6. María Pilar GL permalink
    febrero 11, 2012 12:25 am

    Lo que no echaría de menos sería la lluvía.

    Por eso cuando el sol apriete,acordaros un poquito de mi.

    Os deseo lo mejor.Mª Pilar Ortuella.

  7. Ahijada permalink
    febrero 17, 2012 9:40 pm

    De Zaragoza, no echaría de menos el cierzo, el olor a tuberias que sale del ebro cuando lleva semanas sin llover, pero echaría de menos muchas muchas cosas

  8. Ana Balil permalink
    febrero 19, 2012 9:45 am

    Yo lo que echo de menos de Valladolid sonsonete las nieblas esas que caen de de repente como una cortina y ya no vuelves a ver el edificio de enfrente en tres días y sobre todo los bares de la plaza mayor donde te ponen unos vinitos estupendos de la tierra.

  9. Sofía permalink
    febrero 22, 2012 1:50 pm

    Y dónde se queda Juno???

Deja un comentario / mets un commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: